Luna Arrabalera, llena de confianza.

5 de abril de 2008

En una carrera con figuras de primer nivel, la yegua de Nimanor corrió como si fuera una de las favoritas y venció por un largo a Pure Spirit.

Luna Arrabalera
VER VIDEO

La tónica de los ganadores que rompieron moldes continuó con el último gran número de la función en el Argentino. Ganó Luna Arrabalera el Gran Premio Gilberto Lerena-Goffs (G 1-2000 m), la carrera que, como las que la precedieron en el programa clásico, tenía figuras importantes. Nombres fuertes, como el de Arriba Baby, que lideraba el Campeonato de Oro para hembras -posición que mantiene con el cuarto puesto de ayer-, y el de Filarmonía, que se agregaba al certamen. También Luna Arrabalera se sumaba ayer a la serie. Venía de los handicaps y de distancias más cortas. Su chance aparecía bastante acotada, pero en el desarrollo se colocó como las que tenían pretensiones. Sin especular, a pesar de que nunca había recorrido dos kilómetros por plata.

Filarmonía se ubicó adelante y Pablo Falero, su jockey, se habrá asombrado de que no estaba Arriba Baby cerca. La favorita había salido a tiempo de las gateras, desde el partidor uno, pero sin la velocidad suficiente como para negociar el codo tan próximo sin sentir el encierro.

Cuando se armó la fila, Mario Núñez mandó por afuera a Luna Arrabalera y al llegar al codo ya estaba en la misma línea de Filarmonía y Bonaria. Por eso, la yegua de Ni Manor no tardó en pasar al frente, siempre por afuera. Filarmonía se defendió, entonces pudo cruzar el disco tercera, superada por Pure Spirit en los últimos metros. Hugo Sanagua entrena a Luna Arrabalera. Sólo él sabe el trabajo que hubo y hay detrás de una yegua a la que hizo competitiva como nunca ayer a la noche. “Es una satisfacción muy grande y en cierto modo lo esperaba. Hace dieciocho días le di la corrida y cuando bajé los prismáticos y observé el cronómetro me convencí de que estaba bien.” Difícil que el cordobés sobredimensione una circunstancia como aquélla, a la hora del triunfo. Y explica: “Es delicada, con un problema en un vaso que la tuvo seis o siete meses parada. Cada vez que evolucionaba en las carreras se resentía, por eso nunca había intentado en 2000 metros”.

Ganador de las Estrellas Sprint con Luna Real y del Piñeyrúa en Uruguay, con Blameitonrio, Sanagua asegura ahora: “Este es mi mejor triunfo. Ni Manor lo merecía, por el esfuerzo y la inversión”. Con el agregado de la confianza para correrla como una candidata, Luna Arrabalera dio otro golpe. En la jornada de los campanazos.

Luna Arrabalera

___________________________________________________________________________